Cómo prevenir los accidentes de trabajo en las grúas

Blog

13 septiembre, 2017

Cómo prevenir los accidentes de trabajo en las grúas

La prevención eficaz de accidentes laborales sigue siendo un asunto pendiente en muchos sectores, particularmente en aquellos que implican grandes esfuerzos físicos. Solo en 2016 se registraron algo más de 550.000 accidentes de trabajo en España, con un total de 607 profesionales fallecidos según el Ministerio de Trabajo. Tales datos ponen de manifiesto lo mucho que queda por hacer para garantizar la seguridad de los trabajadores más expuestos. En este sentido, los operarios de las grúas y demás empleados del ámbito de la construcción presentan tasas de accidentalidad superiores a la media nacional por lo que aprender a prevenir situaciones de riesgo resulta de vital importancia.

Los riesgos laborales se manifiestan de maneras muy diversas y, en ocasiones, resultan difícilmente evitables. Es por ello que los especialistas acostumbran a dividir los accidentes en dos grandes grupos: los fortuitos y los ocasionados por imprudencias. En la primera categoría se incluyen todos los escenarios en los que el operario de la grúa puede verse en una situación de riesgo sin que esta se deba a errores humanos. Hablamos, entre muchas otras causas, de fenómenos meteorológicos inesperados o de fallos mecánicos en la grúa u otras máquinas empleadas en las tareas de construcción. No es difícil ver que este bloque de accidentes puede ser bastante difícil de evitar debido, precisamente, a su propia naturaleza.

El segundo grupo de riesgos, en cambio, es el más preocupante por cuanto podría prevenirse con distintas medidas. Aquí se dan cita, entre otros, accidentes laborales motivados por la falta de atención del operario que maneja la grúa o de otros trabajadores, por una incorrecta disposición de los materiales o de la estructura de la construcción o por la exposición física a accidentes (ausencia de casco, mono u otros elementos de protección). También cabe mencionar el cansancio o el sobreesfuerzo.

En las grúas, además, destacan otros factores de riesgo que son fruto de la confluencia de aspectos mecánicos y personales. El vuelco de la grúa, la intoxicación por el humo que esta emite, los choques con otras máquinas o los daños provocados por el ruido se enmarcarían en esta subcategoría. No menos relevantes resultan parámetros como la formación o el estado físico de los trabajadores y, cómo no, el mantenimiento de la propia grúa. Buena parte de los accidentes laborales pueden evitarse tomando ciertas precauciones, así que procedemos a trazar un posible plan de actuación y mejora.

Disponer del equipamiento básico

Tal y como destacábamos en el apartado anterior, cuando hablamos de preparación incorrecta de los operarios incluimos también su equipamiento. Las normativas al respecto son claras; todos los trabajadores que manejen grúas y maquinaria pesada deben llevar, como mínimo, los siguientes accesorios: casco, mono de trabajo, gafas de sol o antideslumbramiento, guantes y botas especiales. A este vestuario podrían sumarse los cascos antirruido y los chalecos reflectantes, dependiendo de las condiciones específicas de trabajo. Sin embargo, hay otros consejos que tienden a pasarse por alto lo cual luego podemos lamentar. Vamos a verlos.

trabajadores con casco en construccion e1503484998914 - Cómo prevenir los accidentes de trabajo en las grúas

Prevención de accidentes de trabajo: consejos y recomendaciones

Evitar trabajar en condiciones climatológicas adversas

Al igual que sucede en la carretera, la presencia de lluvia, nieve o niebla aumenta exponencialmente las probabilidades de que se produzca un accidente laboral en una grúa. Conviene valorar si es posible trabajar con seguridad en semejantes condiciones. Posiblemente una pequeña llovizna no afecte en exceso a la integridad de los trabajadores pero en contextos climáticos más extremos sería preferible suspender la actividad. Otro tanto puede decirse de las jornadas en que se alcanzan temperaturas muy elevadas.

Contar con una buena condición física

El manejo de grúas requiere de cierto esfuerzo físico, lo que obliga, a su vez, a presentar las condiciones personales más apropiadas para acometerlo. Los operarios deben cuidar su peso pero también sus reflejos y su agilidad puesto que pueden tener que tomar decisiones decisivas con muy poco margen de actuación. Recordemos igualmente que el trabajo en una grúa puede prolongarse durante varias horas, así que la resistencia física es clave para que el cansancio no afecte a la rapidez de reacción. También conviene descansar debidamente antes de iniciar una nueva jornada.

Asegurarse de llevar el equipamiento necesario

Al hilo de lo descrito en el apartado sobre el equipamiento básico, el operario tiene que examinar que cumple todas las normas básicas de prevención de accidentes. Su casco debe estar homologado y el resto de su vestuario tiene que estar también en perfecto estado. La comprobación del estado de la grúa es otro apartado crucial, incluyendo el engrasado, la precisión de los mandos o la estabilidad de la estructura y del gancho de la grúa. Respecto a este último, existen ya ganchos grúa que permiten hacer el desenganche de manera automática lo que ofrece más seguridad y, a la vez, reduce el tiempo de la tarea.

Tener visibilidad frente a accidentes

La visibilidad es otro punto determinante para evitar accidentes de trabajo. La presencia de niebla es, como ya hemos visto, un motivo para evitar el uso de grúas. Sin embargo, la situación de la grúa dentro de las obras también puede afectar a la visibilidad del operario (al igual que los deslumbramientos). Hay que tenerlo en cuenta y tener siempre controlados todos los ángulos de visión.

Contacto

Elebia Autohooks S.L.U.

Plaça Pere Llauger Prim, Naus 10-11

Polígon Industrial Can Misser

08360 Canet de Mar

(Barcelona) Spain

(+34) 93 543 4706